sábado, 14 de agosto de 2010

Salted cigarettes for breakfast


Cada mañana me levanto pensando en desayunar mi cigarrillo, ahora han cobrado un sabor salado...
Miro a la nada con los ojos casi pegados poco a poco cada calada hace que los habra más, aunque mis lagrimas no me dejen ver observo esas formas maravillosas que mis calidos labios hacen con mi cigarrillo.
Extiendo mi mano e intento coger el humo aunque solo consigo que se me escape entre los dedos y es entonces cuando siento que todo en mi vida es como ese humo que no se deja coger, todo se me escapa ya no puedo dar alcance a nada.
Cada honda de humo descubre mis pensamientos aunque mis ojos alcancen ver poco puedo descubrir día a día lo que pienso con más claridad.
Y ya solo queda humo en mi interior, ese humo que paradojicamente me deja todavia respirar...

*Mara Manzanares*

1 comentario:

  1. Me ha gustado leerlo. Mola el blog :) Te sigo por aqui. Un besito guapa

    ResponderEliminar